Según publica hoy RAC1, la sala Apolo de Barcelona va a acoger durante este mes de octubre un concierto para 1000 personas en el que no se guardará la medida obligatoria de distanciamiento social.

Se trata de una prueba piloto organizada por Primavera Sound, la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas y el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol de Barcelona en el que se quiere medir la eficacia de los tests rápidos ya que se hará uno a cada persona que quiera acceder al local y cuyos resultados se conocerán en 15 minutos. De confirmase su eficacia esta puede ser una buena herramienta para que los locales puedan volver a albergar conciertos y eventos de ocio nocturno sin distanciamiento social en un futuro.

«El estudio consistirá en la realización de un cribaje rápido de COVID-19 a las personas asistentes a un concierto de música en directo. Durante todo el día del concierto se harán tests rápidos de antígeno a todos los participantes, que previamente habrán respondido un cuestionario de salud que permitirá descartar las personas con síntomas compatibles con COVID-19 o con patologías previas susceptibles de un mal pronóstico de la enfermedad en caso de contraer la COVID-19«, se explica en un comunicado emitido hoy desde Primavera Sound.

«Paralelamente, antes de la apertura de puertas de la sala, se realizará una prueba PCR a la mitad de los participantes, que permitirá evaluar la eficacia de los tests rápidos como estrategia de cribaje en acontecimientos con gran afluencia de gente. Una vez dentro del local, los participantes tendrán que llevar en todo momento mascarilla de protección, que solo se podrán quitar para consumir una bebida en puntos destinados a tal efecto«.

«Ocho días después del concierto se realizará nuevamente un test rápido de antígeno a todos los asistentes y una nueva prueba PCR a los participantes a quienes ya se les realizó el día del acontecimiento. Los resultados serán evaluados por los responsables del estudio y se anunciarán cuando estén disponibles«.

«Los participantes del estudio que den resultado positivo por COVID-19 el día del acontecimiento en el test rápido de antígeno serán sometidos a una evaluación médica por parte del personal de la Fundación y serán derivados a su centro de Salud tal y como marcan los protocolos, y no podrán participar en el estudio«.

«En cuanto a los resultados de los tests realizados ocho días después del acontecimiento, las personas que den positivo serán sometidas a un seguimiento médico exhaustivo en las instalaciones de la Fundación en el marco del estudio clínico. Finalmente, las personas que hayan dado negativo en los tests efectuados durante el primer y el octavo día tendrán que responder un cuestionario de síntomas 10 días después del acontecimiento«.

No es la primera vez que se hace un experimento de este tipo ya que, por ejemplo, a finales de agosto una universidad alemana organizó un concierto para 4000 personas para estudiar el comportamiento de las personas en un evento de estas características.

FUENTE: Clubbingspain.com

SIN COMENTARIOS

Deja tu comentario